Gobierno Nacional

“Tekoha, la primera llave de la vivienda propia” - Historia de vida

Publicado el: Miercoles, ENERO 4, 2017

El Mangal, es un territorio social de la Secretaría de Acción Social adquirido en la modalidad Licitación Pública Nacional en el año 2010, donde actualmente viven 69 familias. La inversión social institucional fue de más de 1000 millones de guaraníes.

Estos inmuebles al igual que otros tantos otorgan seguridad jurídica a sus habitantes mediante la firma de un contrato que los convierte en propietarios.
 
La regularización contempla un acuerdo de compromiso de pago de cuotas mensuales en un plazo que se extiende de acuerdo al monto de los terrenos adquiridos, en el caso de los participantes del Programa Tekoha, pertenecientes al Mangal, la cuota social no sobrepasa los G. 45.000, monto que deberá ser abonado hasta la cancelación del contrato para posteriormente tramitar el título definitivo de su lote.
 
Fidencia Zaracho de Arguello, participante del Programa Social, relató que mediante el trabajo implementado por la comisión vecinal se pudieron realizar los trámites de rigor en la institución para la compra del inmueble en Capiatá, “la SAS compró el terreno y enseguida nos mudamos, nos comentó Fidencia. Para la asignación de los lotes se procede a un sorteo con la finalidad de garantizar la transparencia del acto de loteamiento.
 
Fidencia, manifestó que al mudarse atravesaron múltiples inconvenientes, “los que fuimos superando con el transcurrir del tiempo, dijo, comenzamos con una casita precaria, luego pudimos acceder a la vivienda, la que construimos a través de la Secretaría Nacional de la Vivienda, en el territorio que adquirió la SAS para nosotros”, enfatizó muy emocionada.
 
Desde hace 6 años está madre de familia vive en el nuevo barrio “El Mangal”, y desde hace un año en su propia vivienda, “Inauguré mi casa en febrero, prácticamente ya un año que tengo un techo propio, eso es muy importante no solo para mi sino para toda mi familia”, concluyó entusiasmada, aguardando el momento de abonar otra cuota por su lote.
 
Esta historia refleja a miles de historias de vida de compatriotas que tan solo anhelan la oportunidad de mejorar su condición de vida, no se trata solo de tener un sitio donde vivir, se trata de tener la seguridad y garantía de habitar en un sitio que les pertenece.
 
Esto es hoy posible mediante el Programa de Tekoha, de la Secretaría de Acción Social y mediante la compra de inmuebles ocupados que dejan de ser asentamientos para convertirse en barrios, donde existe una sociedad civil organizada, que asume el compromiso de crecer y progresar como titulares de derecho de su propio lote.