Gobierno Nacional

“Tenonderã me dio la oportunidad de proyectarme a un emprendimiento mayor”

Publicado el: Lunes, MARZO 13, 2017

Sonia Elisa Romero es hoy una emprendedora, la participante del Programa Tekoporã logró mediante la capacitación y el acompañamiento familiar   cubrir los gastos de alimentación y salud de sus hijos menores, y auto gestionar esos recursos para terminar un curso de corte y confección que le permite en la actualidad     generar sus propios recursos y entrar a la franja de la auto sustentabilidad con Tenonderã.

Sonia (35), es madre de tres hijos, dos de los cuales son menores de edad, fruto de su matrimonio con Elvio Zorrilla, quién cuenta con una extensión de tierra y se dedica al cultivo agrícola, la chacra no es rentable por lo que nunca el dinero fue suficiente para el hogar, con la incorporación a Tekoporã las cosas cambiaron, por lo menos estaba cubierto lo más importante, la educación y salud de los niños. Sin embargo, no era suficiente por lo que Sonia inició el curso de corte y confección que ayudo a la familia en una primera etapa a cubrir las necesidades básicas de sus integrantes.

En la búsqueda por colaborar en la manutención de su familia, Sonia realizó costuras en su casa, bordados y arreglos básicos de algunas prendas, esto fue el principio de sus aspiraciones, porque vendría de la mano de otro Programa de la SAS, esta vez Tenonderã, la oportunidad de proyectarse a un emprendimiento mayor, a su propio negocio. Definitivamente el perfil de Sonia era la confección, ahora faltaba solo incorporar las herramientas necesarias para proyectar y afianzar el negocio que finalmente le permitiría mejorar sus ingresos y aumentar la ayuda en casa que era tan necesaria.

La capacitación, el buen manejo de recursos financieros, las proyecciones de inversión y los recursos del capital no reembolsable vinieron de la mano de Tenonderã, con los Gestores de Negocios pudo capacitarse para sentirse afianzada en el rubro que había elegido, una nueva puerta se abría para Sonia y su familia, era una salida de la pobreza y el comienzo de la auto sustentabilidad.

El Capital Semilla de Tenonderã fue invertido en su principal herramienta de trabajo, una máquina de coser, mesada, accesorios, hilos, bies, telas, entretelas, todos los insumos para sus labores de modista. La localidad de Espajin, distrito de Horqueta, contaría ahora con una profesional en este rubro y su negocio sería su casa.

En el emprendimiento involucró a sus hijos, asignándoles tareas en los quehaceres del hogar, reorganizar los roles en casa le permitiría aumentar la productividad, lo que redundaría en el bienestar económico general de la familia.

Hoy su profesión le reditúa un ingreso promedio mensual de G.1.000.000, una cifra que ha logrado cambiar radicalmente la situación económica de la familia. Sonia expresa qué si bien el objetivo inicial fue el de mejorar su condición económica y salir de la escasez, lo que le ha brindado el Programa Tenonderã es mucho más, “Después de adquirir mi elemento de trabajo pude sentirme más independiente como persona, más segura”, nos dice convencida de que la transformación externa de su vida obedece a la recuperación de su autoestima, posible mediante la libertad e independencia económica que ha logrado en este tiempo.

La vida de Sonia ha dado un giro radical, el que la ubica en una posición diferente, donde puede a partir de ahora proyectarse a un futuro distinto, donde existe la certeza que cada paso puede conducirla solo a abrir más puertas, esas que la alejen de las limitaciones y la pobreza que servirán a partir de ahora tan solo de ejemplo para inspirar a otros participantes de los Programas de Protección Social de la SAS que busquen emular su historia.