Gobierno Nacional

El mal estado de las calles me impulso a ofrecer este servicio en Villa del Rosario

Publicado el: Lunes, ABRIL 17, 2017

Don Zacarias Marengo, participante del Programa Tenonderã, deja al descubierto que la actitud y la visión juegan un rol fundamental a la hora de evaluar una oportunidad de negocio. Los sucesivos episodios de   destrozos de los neumáticos de motos en su comunidad, a raíz del mal estado de las calles hizo que él se convirtiera en una opción de solución para los conductores que circulaban por las calles de su Villa del Rosario natal en el departamento de San Pedro.

En ese mismo lugar funciona hoy su Gomería y mini taller de Motos ofreciendo un servicio integral a los conductores, no solo de arreglo de neumáticos, sino además de reparación de motores, un servicio más incorporado recientemente con la intención de ampliar su negocio y obtener mejores y mayores ingresos.
 
Don Zacarías nos cuenta que luego de varios años pudo cumplir este sueño, tener su propia gomería y un mini taller de motos, posible mediante su incorporación al Programa Tenonderã de la Secretaría de Acción Social.
 
Don Zacarías es Indígena del Pueblo Qom, tierras compradas en 1991 por el Estado donde ahora está asentada su comunidad en la localidad de Palma, distrito de Villa del Rosario.
 
Al ser consultado sobre la idea de montar un taller, Don Marengo enfatizó que tener su propio negocio le otorga más seguridad “Era un sueño que tenía hace mucho tiempo”, nos dice.
 
Desde el primer momento en que el Programa Tenonderã realizó la capacitación en la comunidad, Don Marengo demostró un gran interés por participar, ya que estaba latente en él, el deseo de montar su mini taller. “Fui a capacitarme, aquí en Villa del Rosario y en Gral. Aquino, me dieron un certificado, aprendí mucho con los cursos, no sólo de gomería sino también como reparar un motor” manifestó orgulloso.
 

“Ahora tengo no sólo una Gomería, sino un mini taller, porque no es solo gomería, ahora en lo que más gano plata es en parchar ruedas, porque acá desde villa del Rosario a Volendam hay un trayecto muy largo, la gente viene de hacia mbopi kua, las motos entran en llanta y no tienen a donde recurrir en kilómetros, por eso es que mi gomería taller tiene mucho éxito”, nos dice el propietario del mini taller, evidenciando su contento.

El servicio consiste en parches o cambio de goma, nos cuenta el participante del Programa, “generalmente cambio la goma o la parcho si no está muy dañada, depende de eso, a veces cobro 10mil, si cambio les cobro 30mil con mano de obra incluida”, nos comenta.

 
¿Anteriormente cuando no tenía su taller, cuánto le costaba a la gente reparar su rueda?

 
-Y la gente perdía mucho, porque la mayoría no cambiaba, seguía igual con la rueda pinchada y el daño era mayor, fundían su cubierta incluso su llanta y les salía mucho más caro. La cubierta por ejemplo vendo acá en mi taller a 128 mil, diferentes números, trasero y delantero tienen precio diferenciado”, expresa.
 
¿Qué impacto ha tenido en su comunidad este taller?
 
-Aprecian mucho porque los talleres están muy lejos de aquí, yo voy hasta el lugar a hacerle el auxilio, cambio embragues, soluciono tema de acelerador, cambio de aro, ofrezco un servicio completo, creo que están contentos, dice sonriendo.
 
Finalmente, manifiesta que nada de esto hubiera sido posible sin el Programa Tenonderã, “la SAS me ayudó mucho, con eso compre la compresora al contado, es un objeto costoso que sin ayuda me iba a ser muy difícil conseguir”, comenta mientras se encarga de recibir a otro cliente que busca parchar la cubierta de su moto.

Dejamos así Villa del Rosario, donde constatamos una vez más que la lectura que damos a lo que vemos y hacemos dependen siempre mucho más de nuestra actitud que de las condiciones que puedan existir, ver en cada crisis surge una oportunidad y ante cada problema una solución es lo que aprendimos hoy con el participante de la comunidad indígena del Pueblo Qom,  uno de los tantos emprendedores del Programa Tenonderã.